948 04 67 20 hola@abcsofas.es

¿Cómo hacer que tu salón parezca más grande?

 

Uno de los factores más importantes a la hora de poner una casa, es hacer de ella un espacio más amplio y luminoso. Es una de las muchas técnicas de marketing que se aplican en el Diseño de Interiores.

 

Para sacar más partido a tu csa, y en especial a tu salón, sigue las siguientes pautas, podremos aumentar hasta un 20% el espacio visual.

Deja solo lo indispensable, deshazte de todo aquello que te sobre y que simplemente está ‘para coger polvo’ en las estanterías. Las paredes de la vivienda en tonos blancos o muy claros, al igual que las puertas de paso, además de dar luminosidad, limpia de manera visual el espacio.

 

En tu salón utiliza solo los muebles indispensables, y elimina los que obstaculicen el paso, busca tejidos para tu sofá en tonos claros y de poco peso visual. Prescinde de alfombra si el espacio es muy pequeño o coloca una clara y de pelo corto. Opta por mesas con sobre de cristal y patas estrechas. Y sobre todo que los espacios estén bien iluminados. Utiliza cuadros de formato grande o  murales con profundidad. Las cortinas mejor hasta el suelo.

Seguro que con estas ideas conseguirás que un pequeño piso de repente se convierta en un espacio más grande y agradable para tu confort.

De mudanza

¿Pensando en mudarte? ¿Estás en plena mudanza y transportar el sofá es un trabajo duro? Antes de entrar en más detalles, animarte a que te tomes esta experiencia con sentido del humor y, sobretodo, mucha paciencia.

Ya tienes todo en cajas, has hecho una buena limpieza de todo aquello que querías tirar y ahora has aprovechado el momento, porque así te quitas más trabajo, pero….¿y los muebles? ¡Ay amig@s! eso sí que es un problema. Pero no desesperes, que en nuestro post de hoy te damos algunas ideas para que puedas llevarte tu sofá de la manera más cómoda, rápida y sin necesidad de dejarte la espalda por el camino.

Ideas para desmontar tu sofá

Siempre puedes pedir ayuda a tus amigos para que, sin necesidad de desmontarlo,lo llevéis entre varios. Luego invitas a unas cañas y solucionado. Pero si estás sol@ en esto, y siempre que tu sofá sea desmontable, puedes respirar tranquilo, ya que el trabajo va a ser más llevadero. Aquí algunas ideas:

  1. Quita todos los cojines y asientos que puedas. Todo pesará bastante menos. Y no olvides embalarlo bien.
  2. Si es un sillón estilo chaise longue, empieza por quitar la parte más larga.
  3. Si crees que puedes olvidar cómo van las piezas, te recomendamos hacerte un dibujo o esquema por si las moscas.
  4. A continuación, separa las partes restantes con cuidado de no perder ninguna pieza por el camino.
  5. Si tienes una parte reclinable en la espalda y/o los brazos, todo depende del fabricante, ya que cada uno utiliza un método de fabricación diferente. Un truco es observar las costuras en la parte trasera del sillón, ya que muchos colocan en esa zona todas las palancas y demás elementos que hacen que el sofá se recline.
  6. Una vez lo tenemos por partes, toca envolverlo bien en plástico y con cuidado sacarlo de casa.

El transporte

Ten en cuenta el tamaño del ascensor, así como del hueco de la escalera, ya que puedes encontrarte con la sorpresa de que no quepa por ninguno de los dos lugares, por lo que no tendrás más remedio que llamar a una grúa para que lo saquen por algún ventanal de la fachada. Pero para tu tranquilidad, y a no ser que tengas un sofá que quepa en una de las estancias del Castillo de Olite, estos casos suelen ser poco comunes.

 

Esperamos que esta información os sirva de ayuda, y por supuesto, que tengáis una feliz y apacible mudanza. Que seguro que los cambios, como muchos en la vida, son para bien.

 

Ilumina tu sofá.

Hoy os traemos un post cortito, pero muy interesante. Cuando planteamos la iluminación del hogar, siempre pensamos en las lámparas del techo o en lámparas de pie. Pero ¿te has planteado alguna vez cómo deberias iluminar tu sofá?. Y no, no me refiero a un sofá luminoso digno de una discoteca de Alicante. Me refiero a las lámparas que acompañarán tu sofá.

 

Un error muy común que cometemos es poner una lámpara que nos deslumbre cuando nos sentamos. Deberás pensar en una lámpara que además de aportar luz, quede a una altura razonable para evitar molestias cuando descansamos. También hay quien acompaña un cuadro detrás de su sofá con una lámpara que da luz a este elemento, pero que las personas que se sientan ahí, se sientan deslumbradas e incluso ‘achicharradas’ por el calor que dan. ¿La solución? Sustitúyelos por lámparas de pie con pantalla y de sobremesa, de 60 w si son bombillas y de 50 w si son halógenas, aunque las bombillas de LED son la mejor solución porque iluminan sin deslumbrar.

También puedes apostar por una lámpara de pie si tienes una butaca. Se consigue una luz indirecta que deberemos encender cuando no haya luz natural, para poder movernos por la estancia sin tropezar. Si es de esas que permite regular la intensidad de la luz, mejor. También servirá como lugar de lectura, y podrás colocarla detrás de tu butaca.

Una lámpara alta encima de una mesita que coloques al lado de tu sofá es otra opción, aunque yo personalmente os recomiendo hacerlo cuando sea un salón grande. Porque si no, vais a comeros espacio visual y hará que el salón parezca más pequeño de lo que es.

Esperamos que estas ideas os sirvan, y por supuesto, si necesitáis solucionar algún problema, no dudéis en poneros en contacto con nosotros. ¡Feliz día!

El chéster

 

¿Quién no conoce hoy en día el sofá clásico chéster? Bien en piel, o en sus versiones en tela, es un icono inconfundible de la tapicería de calidad que nunca pasará de moda.

Conde de Chesterfield

Conde de Chesterfield

Nos vamos hasta el S XIX cuando se emplearon para ambientar los exclusivos y elitistas de clubes sociales londinenses para hombres exclusivamente. COn el paso del tiempo se convirtió en el sofá clásico inglés por excelencia.

Según cuenta la leyenda, su origen es gracias al IV Conde de Chesterfield: Philip Dormer Stanhope un hombre de letras y mecenas de Voltaire.

Según parece, este conde encargó la realización de un sillón a un ebanista local indicándole expresamente que fuera “duro y robusto”, con los brazos y respaldo a una misma altura para obligar a sentarse con la espalda recta. Los sillones habituales no permitían a su personal de servicio mantener la postura erguida y correcta, lo que deslucía la vestimenta o uniforme de su mayordomo y por ello encargó una butaca especial que respondiese a sus estrictos cánones de estilo.

 

Todos sabemos la gran importancia que tenían las apariencias en la Inglaterra Victoriana, y pronto toda la alta clase social británica quiso tener un modelo de este sofá en sus hogares, como símbolo de elegancia y distinción.

Puro diseño tradicional ingles en un icono vintage de irrefutable éxito mundial, tan conocido como su precio, porque no son baratos, pero gracias a las diferentes versiones existentes, la verdad que el chéster hace de una estancia realmente única ¿no creéis?